Review

Everybody's Golf

Domina el paraíso del golf con tu propio estilo

LEVELUP

7.8

Regular

PROS:

Jugabilidad profunda y equilibrada con toques realistas y extraordinarios

Cambios sutiles pero sustanciales que mejoran el juego

Amplia variedad en el editor de personajes

Nuevo sistema de progresión

Posibilidad de explorar todos los campos como mundos abiertos

Robustos modos en línea

CONS:

Excesiva repetición para desbloquear la experiencia completa

Economía desequilibrada

Contenidos pueden sentirse muy limitados

El golf es un deporte menos popular que el futbol o el basquetbol, pero mucha gente lo considera una gran alternativa llena diversión, incluidas sus versiones virtuales. En lugar de apostar por la escena competitiva real o por un simulador, durante 20 años PlayStation ha ofrecido una opción caricaturesca del golf con la serie Everybody’s Golf (conocida en Occidente como Hot Shots Golf hasta su anterior entrega). Desarrollado por Clap Hanz, el estudio que ha tenido control de la serie desde 1999, este nuevo título aprovecha las ventajas del hardware de PS4 para brindarnos nuevas posibilidades, tanto en alcance del juego como en conectividad; además de que el nombre japonés se vuelve el estándar para todo el mundo.

Everybody’s Golf ha pasado por todas las consolas de PlayStation y podrán preguntarse, ¿sigue siendo tan divertido ahora que ha llegado a PS4? Lo discutiremos en esta reseña.

Crea a tu personaje y conviértelo en una estrella del golf

El primer cambio importante que llega a la serie es que no tendrás que elegir a un personaje predeterminado para jugar, sino que tendrás que crear al tuyo. La herramienta de personalización no dejó mucho que desear, pues conservando el estilo animado de la serie, ofreció decenas de opciones como tonos de piel, peinados, ojos, nariz, boca, complexión, proporciones, ropa, accesorios, expresiones, animaciones y mucho más. Si no eres muy creativo tampoco hay mucho de qué preocuparse porque hay modelos predefinidos para que no tengas que comenzar tu diseño desde cero.

Si soy sincero diré que extraño un poco la identidad que tenía el juego cuando presentaba personajes predeterminados con perfiles específicos, pero también tienen su encanto los avatares propios, los cuales se explotan bastante bien gracias a que el nuevo Everybody’s Golf se enfoca en la experiencia social por medio de mundos de golf compartidos.

Con los personajes predeterminados también se fueron las configuraciones de sus estadísticas que determinaban su estilo. En lugar de ello ahora tenemos un sistema de progresión que se siente como un cambio fresco para la franquicia y que agradecerán los veteranos, sobre todo los más entusiastas. La progresión del personaje se irá desarrollando conforme juegues torneos de manera individual o en línea. Cada vez que aciertas llevando la bola al fairway o al green ves medidores que incrementan desde estadísticas muy generales, como la estabilidad del palo o la potencia, hasta elementos específicos como el backspin.

Es bueno saber que Everybody’s Golf nos ofrece un minucioso sistema de registro en el que puedes ver cómo se mueven tus números en cada partida. Notarás que tanto la práctica como la mejora de tus estadísticas de personaje te otorgarán gradualmente mejores puntajes en cada campo, los que te ayudarán a introducirte en el universo competitivo del juego.

Regresando al tema de la progresión, tu personaje contará con un nivel de golf determinado por tus puntajes y experiencia de juego, así como con un rango que te permitirá gradualmente acceder a campos de golf más difíciles y a nuevas herramientas de juego como tiros especiales, acceso a bolas con efectos específicos o personalización de tus palos para que se adapten exactamente al estilo que estás buscando.

Obtienes progresión de rangos jugando torneos en solitario. En la zona inicial del juego encontrarás un escritorio donde puedes inscribirte en un par de torneos; una vez que los completes —independientemente de que los ganes, obtienes puntos de experiencia que, al llenar una barra, te otorgan el derecho a enfrentar a un jugador predeterminado. Los personajes predeterminados de las batallas de rango son el recuerdo más palpable de los protagonistas que solíamos tener en la serie con personalidades excéntricas y animaciones marcadas. Al vencer a 3 podrás avanzar de rango y con ello abrir las puertas a nuevos campos y ganar las mejoras de las que habíamos hablado.

Algo que no me gustó de este tipo de progresión es la excesiva repetición por la que tienes que pasar para enfrentar a los personajes y subir de rango. Encontrarás que los torneos serán prácticamente lo mismo una y otra vez hasta conseguir los puntos necesarios para los enfrentamientos principales y ese proceso puede ser sumamente tedioso y aburrido. Quienes notarán de forma negativa el grinding serán los que disfrutaron los juegos anteriores y conocen los fundamentos básicos de las mecánicas de Everybody’s Golf.

Cada vez que ganas un torneo offline y superas al menos por 2 golpes a los rivales desbloqueas esos personajes para que invadan tu mundo personalizado de golf; mismo caso con los protagonistas de las batallas de rango que al ser vencidos te dan toda su ropa, accesorios y animaciones para que, si te gusta algo, lo apliques a tu avatar.

La jugabilidad y los ligeros ajustes a la fórmula clásica

Lo bueno de tener a Clap Hanz como desarrollador de esta nueva entrega es que en cuanto juegues cualquier partida te sentirás muy familiarizado con la jugabilidad y las físicas. El título conserva el toque que da identidad a esta exclusiva de PlayStation. No es que todo esté igual que en juegos anteriores, pero hay elementos familiares que se conservan para que el juego no se sienta radicalmente diferente al resto de la serie y eso es algo positivo. Quizás el mayor cambio en las mecánicas viene de la progresión gradual con tu personaje, pero también hay nuevas funciones que ajustan algunas cosas que podían mejorar.

Entre los elementos que regresan tenemos el buen equilibrio entre el golf serio y el de fantasía. Las físicas tienen el adecuado balance para que el movimiento de la bola reaccione al viento, a las condiciones climáticas y al terreno. Por otro lado, se conservan elementos únicamente posibles en un videojuego como los golpes potentes y los golpes cohete, efectos que pueden sentirse un poco exagerados y una gran cantidad de bolas con impacto directo sobre la jugabilidad.

También están de regreso los distintos tipos de hoyo. Los grandes y de espiral permitirán practicar a los principiantes o servirán para que los veteranos compitan en una guerra de Eagles y Birdies; por otro lado, los normales son los únicos que se registran en tus estadísticas como oficiales y los pequeños imprimen más reto a los duelos de rango que así lo requieren.

Algunas novedades para la serie son detalles sutiles pero prácticos. Uno de los más notorios es que por primera vez el tiro para el putt es de 3 toques en lugar de 2 y las partidas oficiales tienen fijo el viento en todos los hoyos del campo. Por primera vez puedes hacer la declaración manual de bola injugable, uno de mis añadidos favoritos para no arruinar partidas por un error. En general, todos los ajustes son pequeños detalles prácticos como éstos.

Me gustó que en la zona inicial puedes encontrar a un personaje que te hace un examen de conocimientos de golf, tanto del deporte en la vida real, como de los elementos específicos que únicamente encuentras en Everybody’s Golf. Este encuentro, además de mejorar tu vocabulario sobre el deporte, te revelará, según tu rango, esos pequeños cambios con los que la más reciente entrega el desarrollador nos entrega la experiencia definitiva de la saga en cuestiones de jugabilidad y experiencia de usuario.

La exploración y los modos en línea

Otro cambio evidente en Everybody’s Golf tiene que ver con el formato, pues a pesar de tener menús, casi todo se nos presenta en pequeños mundos abiertos. El menú principal es un área en la que tenemos la tienda y las entradas a los distintos modos de juego; además, los personajes que se van añadiendo a tu colección estarán ahí para darte ánimo y consejos útiles para tu progreso.

Cada vez que hay un nuevo personaje para enfrentar en la lucha por subir de rango aparecerá en esa plaza principal y también podrás encontrar objetos tirados o caddies ocultos entre la gente que se unirán a tus opciones en cada torneo si les hablas. Si optas por jugar en línea tienes la opción de explorar a tu gusto los 5 campos disponibles. Caminando o en un carro de golf podrás recorrer a placer todo el terreno donde encuentran los distintos hoyos, ver cómo la gente juega o simplemente convivir con otros avatares.

La exploración puede darte acceso a objetos ocultos y es una gran distracción. Eventualmente, tu progreso en los torneos offline te permitirá desbloquear habilidades como manejar el carro, nadar o pescar, de manera que además de disfrutar el golf puedes pasear por los campos y convivir con toda la comunidad de amantes de este deporte. No esperes gran cosa, los controles pueden ser frustrantes e imprecisos, pero en términos generales puedo decir que me agradó tener por primera vez el gusto de trasladarme libremente de un hoyo a otro en estos pequeños mundos abiertos.

Entre los modos en línea tenemos la partida diaria en la que se te sugiere un recorrido de 9 hoyos en alguno de los campos disponibles. Si la completas tendrás una recompensa adicional, además de que todos los días puedes obtener monedas de todos los hoyos en el modo libre anotando un birdie o teniendo puntuación superior.

De esta manera, además de que puedes usar las tradicionales salas para jugar con amigos bajo tus reglas, el multijugador de Everybody’s Golf más bien te permite unirte de forma simultánea a otros golfistas en el mismo mundo abierto. Aquí tendrás que luchar por escalar en la tabla de líderes diaria comparando tus resultados con el mundo entero o con rivales de tu nivel seleccionados por el sistema.

La máxima novedad entre las partidas competitivas es Guerra de Pasto, un modo que combina la exploración con todo lo tradicional del golf. En esta modalidad competitiva los participantes se dividen en 2 equipos y son colocados al inicio del campo; tendrás que correr hacia los hoyos y completarlos con las mejores puntuaciones en una carrera contra reloj en la que es importante tirar rápido y trasladarte lo antes posible al siguiente hoyo como puedas, incluso usando teletransportadores a cambio de fichas especiales.

La economía del juego no nos convenció del todo

Un último aspecto del que conviene hablar es la economía del juego. Casi cada acción te otorga monedas con las que puedes comprar prendas y accesorios en la tienda; no son muy baratos, así que prepárate para el grinding si eres un coleccionista compulsivo. Todos los personajes que desbloqueas para tu galería —incluyendo a Shuhei Yoshida— pueden ser copiados para usarse, pero a costo de enormes cantidades de monedas que conseguirás en muchos minutos de juego.

Un cambio importante en la forma de vender las cosas tiene que ver con las pelotas. Mientras que en entregas anteriores podías usarlas de forma ilimitada una vez que las tenías en tu colección, ahora todas son desechables con excepción de la bola básica y la de principiantes. Lo anterior se justifica argumentando que son los palos los que rigen la jugabilidad y los efectos de las bolas son un extra, pero sinceramente no es algo que considere del todo positivo. Afortunadamente, las microtransacciones no tocan el tema de las pelotas.

Hablando de microtransacciones tenemos que hay objetos de lujo como carritos de golf con diseños especiales, cuyos precios son en dólares. De igual forma, hay 2 campos clásicos que regresan y que se venden como contenido descargable. Finalmente, hay boletos premium que te permiten hacer modificaciones especiales a los palos una vez que has superado el rango 7 o cambiarlos por fichas de teletransporte para el modo Guerra de Pasto. Pagar para tener más ranuras de guardado de personajes o espacios para palos personalizados también está entre las opciones. El excesivo grindig es algo que también alcanzó a la economía del juego y eso será molesto para muchos.

En resumen, no es perfecto pero sí una evolución positiva para la serie

Quizá para el veterano de la franquicia el nuevo Everybody’s Golf no es un sueño hecho realidad, pero sí un juego completamente adaptado a la época en que vivimos y el mejor trabajo de Clap Hanz que a lo largo de casi 2 décadas ha evolucionado a través de generaciones de consolas de PlayStation. El título luce como hubiéramos esperado de la llegada de la clásica franquicia al PS4, su presentación es buena —a pesar de sus feos menús—, sus paisajes agradables, su música tranquila y adecuada. Las opciones de personalización son enormes y un cambio que, al lado de la progresión de tu avatar, quizá sean lo que más se agradezca de esta nueva entrega de la serie.

Los modos en línea también son robustos y completos, y en general, la entrega tiene la profundidad que puede esperar el jugador entusiasta que ha seguido la franquicia a lo largo de 2 décadas. Entre lo que menos nos gustó está el molesto grinding y la lenta progresión para desbloquear el juego completo es algo tan demandante y tedioso que opaca en gran medida el gusto de recibir un nuevo Everybody’s Golf. Tampoco nos agradó la economía del juego con las bolas desechables, el costo elevado de las prendas y accesorios además de la invasión de microtransacciones.

A pesar de lo anterior, Everybody's Golf sigue siendo ampliamente recomendable para los amantes del golf virtual. Clap Hanz continúa liderando este género con su buen equilibrio entre la simulación y lo fantástico, por lo que si eres fan de la franquicia, seguro lo disfrutarás.

¿QUÉ TE PARECIÓ Everybody’s Golf

?

2 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

2 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

7.5

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos