Review

Guilty Gear -Strive-

Rock, rollback y acción ofensiva
LEVELUP 8.5 Bueno

PROS:

Partidas fluidas y estables gracias al rollback netcode

Rutas de combos versátiles

Sencillo de aprender, pero difícil de dominar

Apartado visual y dirección de arte excelentes

Recompensa la ofensiva y el juego neutral

CONS:

Problemas constantes con los servidores

Falta de contenido para jugadores casuales

Formato de partidas rankeadas

Lobbies horribles y con errores

Sol Badguy, May y Ramlethal están rotos

El género de peleas tiene un lugar especial en el corazón de muchos jugadores. Los hayas probado o no, seguramente reconoces títulos que han trascendido, como Street Fighter, Mortal Kombat o Marvel vs Capcom. Esta permanencia y evolución del género tiene otros rostros que no han sido tan expuestos, pero que han evolucionado y crecido a la par de las franquicias populares. Una de estas sagas, casi al punto del culto, es Guilty Gear, reconocida en Japón, pero en nuestro continente no había tenido la exposición que se merece. Ahora, eso está por cambiar.

Guilty Gear -Strive- es la suma de toda la experiencia de Arc System Works a lo largo de más de 20 años en materia de anime fighters. Puedo adelantar que este juego ha dejado de ser complicado de entender y da la bienvenida a nuevos jugadores con poca experiencia en el género, y eso es algo bueno. Guilty Gear -Strive- refuerza los fundamentos de las entregas de pelea tradicionales, agrega mecánicas novedosas y elimina otras para que sea muy dinámico. Además, nos demuestra que es posible jugar en línea sin frustraciones y de forma estable, un problema grave que seguía presente en la mayoría de los títulos actuales. Todo esto se une en un concepto redondo que combina heavy metal y anime en un producto final de calidad, aunque con algunos detalles que lo alejan de la perfección. ¿Vale la pena jugarlo? Definitivamente, sí. Puedo afirmar que actualmente es uno de los mejores juegos de pelea, y a continuación te cuento por qué.

Guilty Gear -Strive- en Amazon.com.mx

Magia, gears y un mundo lleno de conspiraciones

Arc System Works además de crear buenos juegos de pelea se toma el tiempo para desarrollar historias complejas y muy extensas para aprovechar a cada uno de sus personajes. En Guilty Gear -Strive- se cumple esta premisa, ya que continúa enfocando su atención en Sol Badguy, protagonista y primer gear que ha luchado desde hace años por frenar la destrucción de la humanidad. Todo inicia con la captura de Asuka, antes conocido como Ese hombre, pilar en el origen de los gears y quien comenzó el conflicto desde el surgimiento de Justice. A la par de estas acciones, I-no, la bruja que viaja por el tiempo, acude a un castillo en busca de Happy Chaos, un personaje que guarda la mitad del poder de la hechicera.

Es probable que te resulte confuso si ésta es la primera entrega a la que te acercas, sobre todo porque solo serás espectador de 4 horas y media de cinemáticas, divididas en 10 capítulos que tendrás que ver sin poder hacer algo más. La historia asume que conoces la franquicia, pues presenta personajes sin contexto y hace referencia a hechos del pasado, como las cruzadas o nombres como Ese hombre o La voluntad universal. Para cubrir esta parte, Guilty Gear -Strive- incluye un glosario que recopila personajes, hechos del pasado, armas, conexiones y un montón de información que puedes consultar para entrar de lleno en el universo de la saga. Como debes suponer, la historia es un complemento porque se trata de un juego de peleas; aquí lo importante es cómo se juega y las novedades que incluye, así que entremos de lleno en estos apartados.

La historia es extensa y llena de drama
La historia es extensa y llena de drama

Como dije, Guilty Gear -Strive- tiene cambios, pero lo más importante es que eliminó muchas de las mecánicas que complicaba la curva de aprendizaje. Al mismo tiempo, mantiene los elementos que le dan identidad, como los dash aéreos, roman cancel y burst. Esto hará que los puristas pierdan la cabeza, pero me parece una decisión saludable.

El sistema de controles mantiene un esquema clásico con patada, golpe, corte, corte fuerte y dust. Esto te permitirá hacer combos según las rutas de cada personaje que irás averiguando con el tiempo, pero no hay sistema de auto combo. También se mantienen secuencias tradicionales de ejecución; desde cuartos de luna, dragon punch y movimientos más complejos para los ataques especiales. Estos movimientos son conocidos como overdrives y causan mucho daño, además de que tienen una animación que agrega espectacularidad.

"El daño que generan algunos personajes te tomará por sorpresa"

Guilty Gear -Strive- se disfruta al verlo y al jugarlo porque la acción es muy rápida y los rounds se pueden esfumar en un parpadeo. Al entrar en batalla te darás cuenta de que los personajes se mueven por la pantalla a gran velocidad mientras hacen dash en el aire, brincan altísimo o gritan el nombre de sus ataques. Esto puede sonar como un verdadero caos, pero todo está orientado a mantener el juego neutro y recompensar la ofensiva. La mayoría del tiempo estarás provocando el error del oponente mientras ejerces presión para llevarlo a la esquina. El daño lo mide el R.I.S.C., y quien lo tenga hasta el tope recibirá mucho daño en el siguiente golpe, lo que hace parecer que el juego es injusto en muchas ocasiones, pues algunos personajes como Sol o Potemkin pegan muy fuerte, y esta mecánica les ayuda a ganar en unos segundos, sobre todo contra peleadores con poca vida como Chipp Zanuff. La mecánica no es nueva, pero es más evidente en Strive por el daño excesivo en situaciones específicas.

Una de las mecánicas que están de vuelta es el roman cancel, pero no sólo el tradicional que permite cortar movimientos y extender combos que muestra un destello rojo; habrá otros tres tipos. El primero es el roman cancel azul para ralentizar las acciones y tener ventaja de movimiento; el roman cancel morado te permite cancelar un movimiento para desplazarte libremente, y a diferencia del rojo, no debe estar ligado a un combo obligatoriamente. Finalmente, el roman cancel amarillo es para interrumpir la presión del enemigo, siempre y cuando sea en defensa. Además, podrás presionar alguna dirección 2 veces antes de activar algunos de estos roman cancel para desplazarte mientras todo está congelado. También podrás cancelar la animación y crear nuevos combos o usos. Todo esto es muy versátil y agrega complejidad a la pelea, así que te recomiendo darte tiempo para aprender a usarlo en cada caso, ya que te dará mucha ventaja cuando lo domines.

Dominar el roman cancel es importante para ganar
Dominar el roman cancel es importante para ganar

El dust volvió y también lo hizo con cambios. Se trata de un movimiento para abrir la defensa de tu oponente que lleva la batalla al aire, donde podrás ejecutar un combo que genere mucho daño. Todo esto mientras la acción se desplaza a otro lugar del escenario. El burst también está de regreso, y al activarlo podrás salir de aprietos al cancelar la presión; y si estás recibiendo un combo, puedes activarlo sin presión e impactar al oponente, lo que llenará tu barra de tensión como ventaja.

Como verás, este impulso de la ofensiva estará presente siempre, y así las peleas serán agresivas; incluso si decides ir para atrás todo el tiempo el juego te penalizará reduciendo la barra de tensión. Es grato ver que un título apueste por hacer más dinámica la acción y trate de mantener un juego neutro al mismo tiempo. Esto ocurre con la nueva mecánica de ruptura de pared, situación que sucede al llevar al oponente a la esquina mientras recibe muchos golpes y queda listo para recibir un golpe extra; al hacerlo, se romperá una barrera y el enemigo saldrá volando a otra zona. Así, la presión reinicia y la situación se vuelve más pareja. Eso sí, dando un bonus de barra de tensión a quien ejecutó el rompimiento de pared.

Ahora veamos lo que fue eliminado. Ya no está el terrible danger time —que esperemos jamás regrese, sobre todo porque era una mecánica al azar que podía dar la vuelta a la pelea—, pero se resiente la ausencia de los instant kill, movimientos especiales con los que podías eliminar al rival de un solo golpe. Los instant kill eran icónicos y espero estén de vuelta en el futuro.

Los personajes y su construcción son lo más importante en un juego de peleas, sobre todo para que los jugadores tengan opciones y puedan identificarse con alguno o con su estilo. En Guilty Gear hay 15, todos con cualidades únicas; 2 de ellos son completamente nuevos. Un ejemplo es Sol Badguy, que mantiene muchos movimientos clásicos como Bandit Revolver o Bandit Bringer, pero incluye nuevos ataques normales que lo hacen más agresivo. Otro es Chipp, un peleador rápido con muchas combinaciones que pueden confundir al rival. Millia, por su parte, puede moverse por toda la pantalla mientras deja un ataque activo. Los nuevos personajes son Giovanna, quien ataca con patadas al estilo capoeira y Nagoroyuki, un misterioso samurái vampiro con gran alcance, pero que puede perder el control y consumirse a sí mismo.

Podrás elegir de entre 15 personajes disponibles
Podrás elegir de entre 15 personajes disponibles

Todos tienen un perfil bien definido y vale la pena probarlos para que encuentres el que se adapte a tu estilo. Me gustaría decir que existe un balance perfecto en el juego, pero no es así. Sol Badguy, May y Ramlethal están muy por encima de los demás, al menos a nivel competitivo: los 3 tienen mucho alcance, daño extremo y confirmación de combos donde sea, entre muchas otras virtudes. Es común que cientos de jugadores los usen para ganar más fácilmente en el competitivo, y aunque es posible ganar con otros personajes, cuesta mucho más trabajo. El juego necesita ajustes, pero sabemos que llegarán con el tiempo. Por cierto, aunque la selección de personajes es buena, queda la sensación de falta contenido, sobre todo si no te interesa el juego competitivo.

Los modos de juego de Guilty Gear -Strive- no sorprenden: están arcade, survival y versus. Adicionalmente, el modo misiones te explica paso a paso cómo jugar, así que vale la pena revisarlo, sobre todo si no estás familiarizado con los juegos de pelea.

"Hay poco contenido para los jugadores casuales"

También encontrarás el modo pesca, donde podrás usar dinero del juego para ir obteniendo ilustraciones, accesorios para tu avatar, videos y canciones de títulos anteriores. Lo interesante es que la música no se quedará ahí para que la disfrutes en el modo colección, todas las piezas que consigas podrás escucharlas en tus peleas porque tendrás acceso a los temas en la pantalla de selección de personaje. Son más de 150: todo un lujo. Si eres de esos jugadores a los que les cuesta adaptarse a las canciones con voz, puedes escuchar Holy Orders (Be Just or be dead) como en los viejos tiempos.

Tristemente, no hay más que hacer si no estás interesado en entrar en el juego de forma competitiva. Los modos para jugar de forma local son muy simples y no ofrecen incentivos, sobre todo como experiencia para un jugador. Por el contrario, los modos en línea te darán varias opciones, pero tienen muchos problemas de ejecución.

Bienvenido a Habbo Hotel 2.0

Lo primero que harás al entrar en el modo en línea será crear tu avatar, pero a diferencia de Guilty Gear Xrd o Dragon Ball FighterZ, no verás personajes rechonchos con cabezotas caminando de un lado a otro, sino personajes de pixeles en 2D que se mueven por lobbies planos. Puedes personalizar estos avatares y obtener algunos colores y atuendos, lo que da la sensación de estar jugando algo ajeno a Arc System Works. Sumado a esto, verás que los personajes caminan por las paredes y desaparecen de pronto, lo que no afecta la experiencia, pero da la impresión de que el juego no fue pulido.

Y hablando de cosas que no fueron pulidas, llegamos a los servidores. Ésta es la carta de presentación de Guilty Gear -Strive-. Desde que inicias el juego notarás que tarda mucho en conectarse a los servidores —hay un video donde un jugador hace speed run de Super Mario 64 antes de poder entrar en el menú—.

Los errores en este apartado son constantes y muy molestos. Hay errores al crear partidas privadas, de conexión, problemas de sincronización, e incluso mientras esperas tu turno: de vez en cuando cambia el orden de los jugadores o simplemente te regresa al principio de la fila. Esto es una lástima porque el juego en línea es el fuerte de Guilty Gear -Strive-.

Eso sí, una vez que entras en la pelea todo fluye como cuchillo en mantequilla. De verdad conocerás la gloria cuando veas que todo fluye sin pantallas congeladas y tus comandos son respetados. Todo esto es posible gracias al rollback netcode y, de verdad, la experiencia es sublime. Todo el tiempo podrás ver un indicador con los milisegundos de retraso y los cuadros de rollback aplicados para que estés consciente de estos datos. En algunos casos surgieron complicaciones donde el juego se detuvo y lanzó una señal de sincronización en pantalla, pero pudo deberse a problemas con el proveedor de internet. Recordemos que, por muy bueno que sea el rollback, no hace milagros si la infraestructura es inadecuada. La recomendación es: para evitar problemas de conexión, siempre usa cable Ethernet.

"Los servidores tienen muchos problemas pero las peleas son fluidas gracias al rollback netcode"

Por otro lado, algo que no me acaba de convencer es el formato de partidas igualadas, donde tienes que ir escalando niveles hasta llegar al piso 11. Este nivel es conocido como celestial y es a donde llegan los jugadores más competitivos. Para permanecer ahí tendrás que ganar 5 veces seguidas con la posibilidad de perder una sola vez para mantener ese estatus y no regresar a niveles inferiores. Si al final del mes no obtuviste un número de victorias considerable, perderás esa categoría.

El detalle es que el juego no te empareja de forma automática, debes buscar reta en las estaciones por tu cuenta. Este modo se siente extraño y es menos recompensado que el formato de partidas rankeadas tradicional; sin embargo, existe un sistema de niveles que te irá posicionando en una lista con los mejores del mundo, según tu personaje.

En el apartado técnico se nota una mejora importante. Los modelos de los personajes tienen mucho detalle, todos tienen cambios positivos y se mantiene la estética tipo anime que le cae tan bien a los juegos de Arc System Works. Las animaciones están llenas de partículas y todo funciona de forma orgánica. Los escenarios, como es costumbre, están llenos de vida con movimiento constante en el fondo y detalles por montones. Las transiciones entre una zona y otra pueden sorprender al principio, pero después de unas partidas te acostumbras. Por otro lado, la interfaz es un tema que puede causar opiniones divididas. Las barras lucen discretas y limpias gracias a las transparencias, sin embargo, los letreros de counter en toda la pantalla pueden parecer intrusivos al inicio. Debo confesar que al principio me sumaba a las quejas sobre estos letreros enormes, pero al final hasta me parecieron útiles para reconocer las situaciones en plena batalla.

Como siempre con Arc System Works, el audio es garantía. La música es parte de la identidad de Guilty Gear; al principio era interpretada por Daisuke Ishiwatari y ahora, es la voz de Naoki Hashimoto de la banda japonesa Outrage. El estilo metalero es similar al de Guilty Gear Xrd; todo con las clásicas referencias a canciones emblemáticas del género. Además, encontrarás temas como The Disaster of Passion con un ritmo más jovial y voz femenina, más apegado a la personalidad de May.

Como dije, tendremos al alcance un montón de canciones de la saga, lo que agrega valor a la banda sonora, que de por sí ya es buena. Mientras escuchamos estas grandes piezas de fondo, el ruido de explosiones y golpes cierran el trato con broche de oro: toda una experiencia que contagia la atmósfera de acción y destrucción en pantalla.

Guilty Gear -Strive- en imágenes

Antes y después de Guilty Gear -Strive-

Me llama la atención que Guilty Gear -Strive- trata de ser un producto integral, pero se mantiene como un juego enteramente competitivo, sin ofrecer muchas opciones para el jugador casual. Lo digo por la intención de hacer las cosas más fáciles pero, al mismo tiempo, recompensar la experiencia y dedicación de los jugadores más competitivos. A pesar de esto, Guilty Gear -Strive- gana visibilidad y se quita el estigma de juego de élite, al unir comunidades de otros juegos de pelea en un mismo espacio. Se agradece ver que hay muchos jugadores activos en esta nueva entrega, situación que no ocurría con Guilty Gear Xrd, y que se hace más evidente con los torneos que se organizan todos los días, donde participan jugadores de distintos lugares del mundo, gracias al rollback netcode. La única queja es que solo existe crossplay entre las plataformas de PlayStation, no con Steam.

Guilty Gear -Strive- es un juego de calidad que va por muy buen camino, a pesar de sus problemas. Esperemos que en actualizaciones a corto plazo mejoren sus servidores para tener una mejor experiencia de juego.

¿QUÉ TE PARECIÓ Guilty Gear -Strive-

?

2 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

2 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

9.5

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos